Cementerio General:

Director de la Dibam asistió al acto conmemorativo por 33 años del asesinato de Tucapel Jiménez

sindicalismo,dirigente,asesinato
Ángel Cabeza, director (atrás) y Bernardo Jorquera

Ángel Cabeza, director (atrás) y Bernardo Jorquera

Solidaridad de la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos a través del director de la institución del Estado, a quien fuera presidente de la Anef y que ofrendó su vida en defensa de los trabajadores.

25/02/2015

Fuente: DIBAM

sindicalismo,dirigente,asesinato

Dos centenares de personas entre las que se encontraban ministras de Estado, jefes de servicios, sub secretarios, parlamentarios, dirigentes sindicales, militantes de partidos políticos y trabajadores, se dieron cita esta mañana en el Cementerio General, junto a la tumba de Tucapel Jimenez Alfaro, para recordar la trágica desaparición del dirigente, hace 33 años, a manos de los servicios secretos de la dictadura militar de Pinochet, el 25 de febrero de 1982, en Lampa.

En representación de todos los funcionarios de la Dibam, su director, Angel Cabeza, manifestó en el curso de la ceremonia: "Para la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos y para todos quienes integran nuestra institución, es un deber participar en ceremonias de esta naturaleza, donde recordamos a un líder sindical que dio su vida por los derechos de los trabajadores y por la libertad y la democracia en nuestro país. Queremos participar en actos de esta naturaleza porque esta memoria no debe perderse y debe servir para reflexionar en cuanto a que sucesos como éste, nunca más se repitan en nuestro país".

La ceremonia la abrió el actual diputado Jiménez, quien lleva el mismo nombre de su padre, quien dio paso a la ministra del Trabajo, Javiera Blanco; a la secretaria general de Gobierno, Ximena Rincón, y luego al actual presidente de la Anef, Raúl de la Puente.

Se recibió también un emocionado saludo de la Presidenta de la República, el que fue leído a los asistentes.

Entre las personalidades que participaron en el acto conmemorativo, también se encontraba Natalia Rifo, ministra del Deporte, Jaime Gajardo, presidente del Colegio de Profesores, Miguel Ángel Aguilera, alcalde de San Ramón, María Eugenia Puelma, Seremi del trabajo y el secretario general del Partido Radical, Osvaldo Correa, en cuyas filas militaba Tucapel Jiménez.

En su alocución, De la Puente se refirió a "La gesta heroica de uno de sus dirigentes, que ofrendó su vida desafiando a la dictadura".

Debido a su oposición al régimen militar, Tucapel Jiménez fue blanco de amenazas y seguimientos. Uno de los objetivos que el dirigente buscaba materializar, era la reunificación del movimiento sindical chileno.

La mañana del 25 de febrero de 1982, Jiménez salió de casa a trabajar en su taxi, pero su vehículo de alquiler fue tomado por cuatro sujetos, quienes haciéndose pasar por pasajeros, le pidieron que se dirigiera al camino Renca-Lampa, a 40 kilómetros de Santiago. Allí, el dirigente recibió cinco disparos en la cabeza y fue posteriormente degollado. Su cuerpo fue encontrado esa misma noche, al interior de su taxi. Sus documentos fueron hallados al día siguiente en Viña del Mar.

El asesinato de Tucapel Jiménez impactó al país, y ese mismo año el Ministerio del Interior nombró a Sergio Valenzuela Patiño como ministro en visita, con el fin de que investigara el caso. Tras 17 años y sin lograr mayores avances, Valenzuela fue reemplazado en 1999 por Sergio Muñoz Gajardo, quien descubrió que el crimen había sido obra de miembros de la Dirección de Inteligencia Nacional del Ejército (Dine).

"El Walesa chileno" llamó Pinochet a Tucapel Jiménez, haciendo referencia al hoy fallecido líder sindical y presidente polaco, Lech Walesa.

sindicalismo,dirigente,asesinato

Recursos adicionales

Materias: Historia - Institucional
sindicalismo,dirigente,asesinato
Palabras clave: Asesinato - Dirigente - Sindicalismo
sindicalismo,dirigente,asesinato