Desde Museo en Tokio

Momia Chinchorro retorna en óptimas condiciones

Gestión patrimonial,Historia de Chile
Riguroso embalaje permitió viaje sin deterioro.

Riguroso embalaje permitió viaje sin deterioro.

A su regreso al país fue examinada por especialistas de la Subdirección Nacional de Museos y el Centro Nacional de Conservación y Restauración (CNCR) de la Dibam quienes constataron el perfecto estado de esta valiosa pieza arqueológica.

28/06/2013

Fuente: DIBAM

Gestión patrimonial,Historia de Chile

Tras un largo viaje desde Japón, incluida una escala en Paris, la momia Chinchorro que fue parte de la exhibición temporal "Great Journey, el viaje de la humanidad", realizada en el Museo Nacional de la Naturaleza y Ciencia en Tokio entre el 16 de marzo y el pasado 9 de junio, ya está de vuelta en nuestro país.

Gracias al aporte de empresas japonesas y al Museo Nacional de la Naturaleza y Ciencias de Japón, se aprovechó para hacer una evaluación radiológica mediante tomografía computarizada de última generación, exámenes que no habrían sido posibles con los recursos con que contamos en Chile.

Las condiciones de embalaje que diseñó y construyó especialmente el Centro Nacional de Conservación y Restauración (CNCR) de la Dirección de Archivos Bibliotecas y Museos (Dibam) para este préstamo, permitieron minimizar las tensiones mecánicas provocadas por la manipulación y traslados de la pieza. Así lo comprobaron especialistas de la Subdirección Nacional de Museos al recibirla, tanto en Japón como a su regreso al país. Las fotografías que comparan la momia Chinchorro al partir y al regreso, no muestran ningún cambio.

El exitoso regreso fue posible gracias a la tecnología utilizada en el modelo de contenedor, cuyo propósito fue servir tanto para la conservación del cuerpo en su traslado y exhibición en el país nipón, como para su conservación permanente.

El Jefe de Proyectos de la Subdirección de Museos, doctor en antropología física, Mario Castro señaló que "el trabajo científico hecho en Japón nos permite saber que el niño tenía once meses y que sus huesos probablemente estaban contaminados con metales pesados. En los próximos meses y con los estudios que se hagan aquí podremos elaborar trabajos científicos con más resultados".


Para el armado de este embalaje se seleccionó una serie de materiales comúnmente usados en el área de la conservación -como el ethafoam y el tyvek- y se moldeó la figura de la momia en la cara posterior y en el contorno para impedir así el desplazamiento del cuerpo. Este contenedor tipo sarcófago, con características ergonométricas se reforzó además con cojines de tyvek rellenos con napa.

El sarcófago de ethafoam va incluido primero dentro de una caja de cartón libre de ácido de cuatro aperturas y luego adentro de una caja de cartón corrugado de apertura lateral, de manera de remover la momia dentro de su contenedor sin levantarla.

Este primer contenedor es protegido además al interior de una segunda caja termo aislada de material rígido que incorpora bolsas de aire para impedir el desplazamiento de una caja dentro de la otra. A su vez, la caja de material rígido se introdujo dentro de un tercer contenedor climatizado denominado envirotainer, el cual mantuvo durante todo el viaje condiciones de temperatura y humedad relativa estables, semejantes a las condiciones del depósito del museo, apoyado también con equipos de medición dentro del container en el que se trasladó el embalaje.

El viaje a Japón

El Museo de la Naturaleza y Ciencia de Japón solicitó el 2012 el préstamo de una momia perteneciente al Museo de Historia Natural de Valparaíso para ser exhibida en la Exposición "Great Journey, el Viaje de la Humanidad". Después de una evaluación exhaustiva se decidió facilitar aquella que estaba en mejores condiciones y menos expuesta a riesgo de deterioro.

Se trató de la momia de más de dos milenios de un niño, de 71 cm. de largo, que fue excavada o comprada por el arqueólogo alemán Max Uhle e ingresada al Museo de Historia Natural de Valparaíso en 1915.

Por la existencia de un seguro por parte del museo nipón y el transporte de acuerdo a las condiciones y estándares requeridos, incluido el embalaje diseñado especialmente por el Centro Nacional de Conservación y Restauración de la Dibam, el Consejo de Monumentos Nacionales autorizó la salida temporal de la momia procediéndose a la tramitación de los documentos que oficializaron el préstamo que ya está de vuelta en el país en óptimas condiciones y acompañada de documentación que nos permitirá continuar el estudio científico.

Gestión patrimonial,Historia de Chile

Recursos adicionales

Materias: Arqueología - Conservación y restauración - Institucional
Gestión patrimonial,Historia de Chile
Palabras clave: Gestión patrimonial - Historia de Chile
Gestión patrimonial,Historia de Chile