PRESENTACIÓN

A medida que nuestra sociedad ha ido complejizándose, el acceso a consumir bienes culturales se hace indispensable como una forma de mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, y para acceder a ellos hay que usar desde los medios de comunicación hasta la publicidad y las redes sociales.

El XIII Seminario sobre Patrimonio Cultural debatirá este año, precisamente, sobre las relaciones entre los difusores del patrimonio y los comunicadores. El objetivo es brindar un espacio que permita también debatir sobre las nuevas formas de comunicarse, y los formatos tecnológicos que cambian velozmente.

Así, esta versión del seminario contará con la presencia de destacados profesionales nacionales y extranjeros del área de las comunicaciones. De Colombia participará Germán A. Rey, especialista en cultura y comunicación y director del Centro Ático de la Universidad Javeriana de Bogotá. Rey inauguró en abril, en Palenque, México, el Primer Seminario Iberoamericano de Periodismo y Patrimonio Cultural. Desde Argentina compartirán su experiencia Bárbara Russi, gestora cultural, consultora de la Asociación Civil Estilo Libre y quien, entre 2005 a 2009, fue coordinadora de Relaciones Institucionales de la Secretaria de Cultura de la Nación de Buenos Aires. También desde el país trasandino, participará Javier Ghia, quien es especialista en la creación de contenidos digitales.

En tanto, la UNESCO estará representada por Andrés Pascoe, quien es responsable de Publicaciones en la Sección de Gestión del Conocimiento, en su Oficina Regional de Educación para América Latina y el Caribe. Asimismo, Google Chile llevará a cabo un taller a cargo de Alejandra Bonati.

De Chile integrarán el debate Daniela Assael, Juan Carlos Camus, Claudio di Girolamo, Gloria Elgueta, Javier Ghia, Gonzalo Oyarzún, Ximena Póo, Cecilia Rovaretti y Christian Torres.

De esta manera, el seminario será una instancia para buscar formas creativas de cooperación que contribuyan a crear expectativas reales y a diluir ciertos prejuicios entre los actores involucrados. Un paso para mejorar, en alguna medida, la comunicación del patrimonio en Chile.